RED DE APOYO EN ACCION

RED DE APOYO EN ACCION

REcuperados Covid 19

lunes, 28 de agosto de 2017

Boletin Notired 28Ago17



Titulares de Prensa


Capo del clan del Golfo fue capturado cuando se iba de 'vacaciones'

A 'Paquirry' lo detuvieron en el aeropuerto José María Córdoba, en Rionegro. Iba para Brasil.
Capturan a Paquirry
El coronel Wilson Pardo también informó de la captura a través de Twitter.
La Policía capturó en el aeropuerto José María Córdoba, de Rionegro (Antioquia), a un cabecilla del clan de Golfo, la mayor banda criminal del país, que pretendía irse de vacaciones a Brasil, informó hoy la institución.
El coronel de la Policía Wilson Pardo dijo a periodistas que Daniel Alfredo Rada Atencia, alias Paquirry, fue arrestado cuando iba a salir del terminal aéreo de 
Rionegro rumbo a Panamá y luego embarcarse a Río de Janeiro "para vacacionar".
Según un comunicado de la Policía, Rada era "el segundo cabecilla financiero en el departamento Córdoba, lideraba las extorsiones en obras civiles y construcciones privadas y públicas, exigiendo el pago del 5 por ciento del valor del contrato".
En el aeropuerto José María Córdova fue capturado ‘paquirry’ segundo cabecilla del Clan del Golfo en Cordoba, era buscado en 190 países.
El detenido tenía circular azul de Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). La azul es previa a la circular roja, de captura internacional. 
El capturado fue dejado ante las autoridades judiciales por los delitos de homicidio; porte, tráfico y fabricación de armas de fuego y munición, hurto calificado, extorsión agravada y concierto para delinquir. 


------------------------------------------

Combates entre grupos criminales dejan 40 personas desplazadas en Chocó
Mujer que pertenece a grupo criminal en el Chocó. 
Además, los niños de la zona "no están asistiendo a sus actividades escolares y los adultos temen ir a sus zonas de cultivos", informó la ONU.
La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) alertó que al menos 40 personas debieron desplazarse de una zona en el noroeste de Colombia como consecuencia de enfrentamientos entre grupos delincuenciales.
"Desde el 22 de agosto al menos 40 personas (nueve familias) se desplazaron desde la comunidad Juin Duur hacia la cabecera municipal de Riosucio, en el departamento de Chocó, por un enfrentamiento entre actores armados no estatales", indicó el organismo en un comunicado.
La acción armada se registró en territorio de las comunidades indígenas Quiparadó-La Loma y Juin Duur, en zona rural de Riosucio.
Quienes permanecen en la zona "se encuentran con restricciones a la movilidad y al acceso de bienes y servicios básicos", agregó la OCHA.
Además, precisó, "los niños y adolescentes no están asistiendo a sus actividades escolares y los adultos temen ir a sus zonas de cultivos".
------------------------------------------

En taxi persiguen y atropellan a presuntos atracadores: luego remataron a uno con un extintor
Los delincuentes al parecer venían de atracar a un taxista.
Un violento hecho se presentó la tarde de este domingo en la calle 100 con carrera 21, en el lugar conocido como La loma de La Manga, en el suroccidente de Barranquilla, cuando dos hombres fueron interceptados mientras se movilizaban en una motocicleta luego de supuestamente intentar robar a un taxista.
Según los testimonios de las personas que presenciaron los hechos, los presuntos ladrones iban a toda velocidad, cuando fueron interceptados por el conductor del taxi que los arrolló para hacer que la moto se estrellara contra otro vehículo.
Tras el impacto, los dos hombres salieron despedidos por el aire y antes de que tuvieran tiempo de reponerse, un hombre que iba a bordo del vehículo salió con un extintor en la mano y procedió a golpear repetidamente a uno de los hombres en el piso.
Mientras tanto, el otro logró recuperarse para intentar huir a un sitio cercano, al parecer un taller de mecánica, donde también fue recibido a golpes por los que allí estaban, dejándolo en malas condiciones.
Los dos hombres, identificados como Jefrán De Jesús Acosta llorach, de 31 años, y Eddy Yair Navarro De la Hoz, de 35, fueron recogidos por paramédicos y trasladados a la Clínica Vidacoop, donde los médicos intentan estabilizar su estado que quedó seriamente comprometido, producto de las heridas.
Los dos hombres presentan politraumatismos y Navarro De la Hoz está en UCI por un trauma craneoencefálico.
------------------------------------------

HISTORIAS

La nueva vida del policía que rehabilitó a más de dos mil pandilleros
Zoilo Asprilla no solo realiza trabajo social con pandilleros y barristas, sino también con organizaciones comunitarias en diferentes sectores de Barranquilla.
El único policía que caminó tran­quilamente, uniformado, solo y desarmado, por las calles de los barrios más peligrosos de Barran­quilla es el sargento Zoilo Asprilla, recientemente pensionado de la Insti­tución policial tras 26 años de servicio.
Para este hombre de 50 años, naci­do en Ríosucio (Chocó), la mayor sa­tisfacción es haber sacado del mundo de las pandillas a 2.850 jó­venes mediante un trabajo de resocialización que lideró desde 1997.
SU PASO POR EL FÚTBOL
Asprilla recibió en su casa del barrio Las Gaviotas a AL DÍA, y habló sobre cómo se inició en el trabajo con los pandilleros, sus anécdotas, anhelos, logros y pro­yectos con esta población vulne­rable. Quizo ser futbolista pro­fesional. Hizo sus pininos en la selección de fútbol de Chocó. De su tierra natal se marchó a Cali en busca de me­jores oportunidades. De allá se vino pa­ra Barranquilla, en 1985, y jugó varios meses en el Sporting, de donde salió a formar parte de un equipo de Magangué. Ju­gaba en la po­sición de ar­quero. De ese plantel pasó al Real Cartagena y posteriormen­te militó en el Cú­cuta Deportivo, a finales de 1986. En esa época tenía 22 años.
“En un partido de Cúcuta contra Santa Fe, en Bogotá, fui expulsado tras come­ter un penal. Se formó una tángana fe­nomenal y me sancionaron con cuatro años de suspensión y 12 millones de pe­sos de multa. Eso significó el fin de mi carrera futbolística”, recordó Zoilo.
EL TRABAJO SOCIAL
Asprilla tenía un compadre en Barran­quilla que era policía. “Necesitaba traba­jar. Mi compadre me dijo que entrara a la Policía, le hice caso y en 1990 ingresé a la institución. Obtuve el grado en 1991. Fueron 26 años de trabajo, de los cuales todos fueron dedicados a la rehabilita­ción de jóvenes en condición de conflic­to”, explicó el suboficial retirado.
Su primera misión en la Policía fue trabajar como instructor de depor­tes en la Escuela Antonio Nariño. Al mismo tiempo cursó estudios de li­cenciatura en educación física en la Universidad de Pamplona, sede Ba­rranquilla, aseguró.
Durante sus 26 años en la Policía, Zoilo Asprilla fue un agente preventivo, no represivo.
Recuerda que en 1997 el cura Ber­nardo Hoyos realizaba un trabajo de educación con los jóvenes pandille­ros de La Chinita y La Luz.
“En esa época yo instruía a los auxiliares de Poli­cía en un lote cercano a esos barrios. Me llamó la atención ese trabajo de Hoyos. Aproveché la oportunidad y me vinculé a esa actividad. En esos dos barrios no en­traban policías. Rompí con ese esquema. Me acerqué a los niños de esos dos secto­res para realizar trabajos de prevención a fin de relacionarme con los adultos y a los que ya estaban delinquiendo. Creé una escuelita comunitaria con 120 niños, funcionaba en una casa cuyo alquiler pa­gaba de su propio bolsillo el comandan­te de la Policía Atlántico en ese entonces, general Héctor Darío Castro Cabrera. La comunidad se fue vinculando y con el apoyo de la gente compramos una casa”, evocó Asprilla.
En La Luz hizo contacto con unos jóvenes apodados los ‘Cara’e Bruja’, una pandilla bastante peligrosa.
“Comencé a trabajarlos, a resocializar­los, y ellos decidieron entregarme sus armas: cuchillos, navajas, escopetas y revólveres hechizos. Logré sacar de ese submundo a 24 pandillas, que entrega­ron voluntariamente sus armas y se ca­pacitaron en el Sena. Alcancé a rehabili­tar a unos 2.850 jóvenes que estaban en el mundo de las pandillas. Cambiaron sus vidas gracias al trabajo que realiza­mos. Saqué a muchos muchachos de las pandillas de los ‘Grasas’ y los ‘Caliches’. Sin embargo, algunos siguieron en el ca­mino del delito y conformaron la banda ‘los 40 Negritos’. Otros fueron asesina­dos.
Eso me hacía sentir impotente. Pe­ro seguí adelante. Los que continuaron delinquiendo me decían que lo hacían por falta de oportunidades laborales y de educación. Iban a buscar empleo y nadie los contrataba por sus hojas de vida man­chadas. El microtráfico los absorbió. Les ofrecían dinero, armas y motos para que delinquieran”, dijo el expolicía.
UN TIRO EN LA BOCA
Como anécdota Asprilla recuerda aquel 13 de agosto de 2009 cuando ca­sualmente pasaba en su carro por la ca­rrera 8 con calle 51B, barrio El Santuario.
Vio que tres jóvenes cometían un hurto.Detuvo el vehículo, y de repente escuchó que uno de los ladrones gritó su nombre y seguidamente le dispararon. El proyectil se le alojó en la boca y milagrosamente no le causó daño. “Era muy querido en ese barrio. Hablé con el ‘pelao’ que me dispa­ró, le dije que lo perdonaba por lo que me había hecho, pero no quiso resocializar­se. Después me enteré de que lo habían asesinado atracando un camión en El Se­rrucho. El escolta del vehículo lo mató. A él le decían el ‘Negro’, y tenía en ese en­tonces 18 años”, precisó Zoilo.
Como ser humano asegura que sentía miedo cuando entraba en esos barrios para trabajar con los pandilleros, pero se encomendaba a Dios. Su esposa a veces lloraba. Cuando iba a los barrios críticos no llevaba su arma para inspi­rarles más confianza a los muchachos.
Siempre buscó el diálogo para la solu­ción de los problemas, dijo.
En la Escuela les inculcaba a los jóve­nes policías que buscaran ser siempre preventivos y no represivos. “Mi idea, para evitar el surgimiento de pandillas, es crear una política pública sostenible. Me he capacitado para hacer esta clase de trabajo. Tengo una especialización en pedagogía y otra en educación física, como una estrategia para llegarles a los jóvenes mediante el deporte. He reali­zado diplomados de educación en fami­lia y resolución de conflictos”, resaltó.
Zoilo Asprilla fue un policía preventi­vo, no represivo.Los pandilleros le en­tregaban sus armas, cinco jóvenes con órdenes de capturas lo buscaron una vez para entregarse ante él.
Recuerda el caso de Renzo, un pe­lao que tenía tres homicidios. “Él se entregó ante mí. Tenía las órdenes de capturas vigentes. Lo acompañé en las audiencias. El juez y la Fiscalía com­probaron que estaba en un proceso de resocialización conmigo y eso le sirvió para obtener una rebaja de pena. Esos muchachos me veían como un padre, no como un policía”, recalcó.
El alcalde Alex Char lo llamó la se­mana pasada para que siguiera desde la Alcaldía con su labor social, pero él le puso tres condiciones: “Primero: que no iba a cambiar la felicidad por plata. Segundo: si le cumplían a los pelaos me estaban cumpliendo a mí. Tercero: le ex­puse un plan de trabajo con los jóvenes, en materia de capacitaciones, estudios y la creación de unidades productivas sostenibles que les permita a los mu­chachos obtener ingresos económicos dignos para ellos y sus familias”. Su sue­ño es que ningún niño colombiano tome el camino de las pandillas.
------------------------------------------


En Cúcuta se han impuesto 3.900 comparendos por fallas mecánicas
Esta multa de tránsito equivale a 368.365 pesos del bolsillo de los ciudadanos.
Aunque tienen el registro vigente, las autoridades evidenciaron fallas y por esto fueron multados e inmovilizados.
De cada 50 revisiones a vehículos del transporte público de Cúcuta, al menos 10 presentan fallas técnicas y mecánicas, según estadísticas de Tránsito.
Por no cumplir con este requerimiento básico para la seguridad tanto de pasajeros como del mismo conductor, en lo que va corrido del año se han impuesto 3.900 comparendos. La multa es de 368.365 pesos.
El viernes, en la última operación que hizo la secretaría de Tránsito con el apoyo de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía, se expidieron 12 órdenes de comparendo a responsables de 10 busetas y 2 taxis, que fueron inmovilizados.
Además, a  más de 55 vehículos se le hicieron las pruebas de control a gases con el opacímetro (motor diesel) y el analizador de gases (motor a gasolina).
------------------------------------------

Emiten orden de captura en contra del gerente de Sayco

Agentes del CTI llegaron a Sayco con una orden de captura en contra de Poldino Posteraro Ariza.
Emiten orden de captura en contra del gerente de Sayco. 
Esta semana, agentes del CTI llegaron a las oficinas de Sayco con una orden de captura en contra del gerente Poldino Posteraro Ariza, gerente de la compañía.
Sin embargo, el cumplimiento de dicha orden de captura no se logró llevar a cabo debido a que Posteraro no se encontraba en su oficina. Cabe señalar que lleva más de dos semanas sin asistir a trabajar o a la empresa.
Fuentes del ente acusador confirman que posiblemente este 25 de agosto se podría hacer efectiva esta orden de captura.
------------------------------------------

Misterios en robo a carros de valores
A plena luz del día y delante de la ciudadanía, en los meses recientes se han recrudecido los hurtos a carros transportadores de dinero. Un delito impune.
Como no había sucedido nunca, en julio los asaltantes de vehículos de transporte de valores hicieron su agosto. Durante el mes pasado cada cinco días en Bogotá y Cartagena fueron asaltados seis vehículos que llevaban en total más de $13 mil millones en efectivo para alimentar los cajeros automáticos de ambas ciudades. Lo misterioso del asunto es que en ninguno de los casos, en donde se investiga la supuesta complicidad de algunos empleados, miembros de la Fuerza Pública, presos y criminales a domicilio, no hay capturas y los nuevos ricos se pasean como Pedro por su casa por las calles, disfrutando del botín.
Lo evidente del asunto es que los propietarios de las empresas, originarios de Reino Unido, Estados Unidos, España y Francia, le apuntan a retirar sus inversiones porque dicen que con la inseguridad rampante no hay bolsillo que aguante tamaños hurtos. Entre tanto, sus representantes legales en Colombia no saben qué más hacer, excepto reunirse el miércoles con el fiscal Néstor Humberto Martínez para denunciar lo que ya tiene visos de una conducta sistemática.
Eran las tres de la tarde del pasado sábado 1° de julio. En el aeropuerto El Dorado, un avión de Latam procedente de Medellín descargó $4.000 millones de Bancolombia. De inmediato, personal de la aerolínea se los entregó a tres empleados de la compañía de seguridad privada. Diemer Chacón, Gustavo Rodríguez y Édgar Chillón recogieron el dinero en cuatro bolsas de $1.000 millones.
Según el registro de video y otros documentos conocidos por El Espectador, Chacón guardó la plata. Luego el vehículo de valores permaneció cargado en la plataforma y los tres fueron a tomar una gaseosa. Entre tanto, el conductor David Delgado, al notar que no ajustaron la cerradura electrónica del carro, extrajo el dinero de la bóveda del vehículo y la depositó detrás de la silla de la cabina.
Minutos después regresaron los custodios de hidratarse y emprendieron la ruta asignada para nutrir cajeros. Salieron del aeropuerto y a pocas cuadras el vehículo se desvió de su ruta hacia la carrera 99 con calle 24F, en Fontibón. Allí en una calle, bajo la sombra de un frondoso árbol, el vehículo con placas BNA 369 fue abandonado y los guardias se llevaron los $4.000 millones. El hecho fue denunciado ante la Policía y hoy está en investigación sin decisiones de fondo.


No habían pasado 24 horas del incidente cuando de nuevo otro vehículo de valores, esta vez de la compañía Prosegur, corrió la misma suerte. Hacia las 9 y 30 de la mañana de ese domingo, el carro transportador del dinero salió de las instalaciones de la compañía ubicadas en la zona industrial, por la avenida de las Américas de Bogotá, también con el propósito de alimentar varios cajeros.
Todo marchaba con normalidad hasta que en el sector de Lisboa, al norte de Bogotá, el vehículo fue interceptado por un taxi. La tripulación fue sometida con armas y el carro de valores apareció minutos después abandonado en una calle en mal estado del barrio Villa Cindy, en la localidad de Suba. Esta vez el hurto fue mayor: $5.650 millones en efectivo.
La indagación sobre el caso mostró que pese a las circunstancias el vehículo habría cambiado de la ruta asignada por la compañía. Ese día, el coronel Álex Hernández, comandante de la Policía de Suba, manifestó a los medios de comunicación que: “Estamos recopilando elementos y material de prueba con videos de las cámaras de seguridad para establecer la línea investigativa y resolver prontamente este evento”. Lo cierto es que un abogado conocedor del caso manifestó que casi dos meses después del incidente el caso está en indagación y no hay capturas.
Con dos historias como referente, El Espectador revisó episodios de robos de vehículos de transporte en el último cuatrienio con cifras inquietantes. Son 16 casos que afectan al menos a cinco compañías internacionales del sector, con hurtos de dinero en efectivo superiores a los $32 mil millones. Y una tendencia creciente en 2017 frente a los años anteriores. En este sentido la cifra llega a $13.500 millones.
Al respecto, este diario consultó a Natalia Gutiérrez, presidenta de Fedeseguridad, el gremio que reúne a 11 compañías del sector de la vigilancia y seguridad privada. “La situación es preocupante, tenemos reunión con el fiscal general la próxima semana. La Policía no ha contribuido mucho para controlar esta situación, por el contrario, todos los días nos retiran más los acompañamientos”.
Según la dirigente gremial, los ataques a los vehículos transportadores de valores cada vez son más sofisticados y se usan armas de uso privativo del Ejército. En cuanto a la administración de justicia, Gutiérrez indicó que cuando se logra capturar a personas implicadas en los hurtos, algunos administradores de justicia los dejan en libertad, por eso se tienen problemas con los jueces. “En algunas ciudades el comandante de Policía respectivo facilita acompañamientos para operaciones más riesgosas, pero percibimos que no hay una directiva de la Policía a nivel nacional”.
En cuanto a la administración de justicia, El Espectador tuvo conocimiento del caso de la fiscal Annik Tatiana Parada, de la Unidad de Estructura de Apoyo de la Fiscalía, quien desde hace varios años estaba dedicada a liderar las investigaciones de este tipo de casos y su relación con bandas. Lo curioso es que en febrero pasado fue trasladada sorpresivamente y varios procesos quedaron prácticamente en el limbo.
Pero quizá la mayor preocupación está también en el interior de las mismas compañías, porque pese a que los procesos de selección son rigurosos, para muchos de ellos, al final están comprendiendo que resulta más rentable ser infiel con su empresa. Al respecto, un abogado penalista consultado señaló que como la justicia está fallando, en algunos casos, que las penas resultan bajas en ocasiones se tiene la impresión que es mejor dar un “golpe” que trabajar años en las empresas. Sin embargo, no duda en argumentar que: “Robar no paga, aunque la justicia no está siendo eficaz las penas por estos delitos pueden llegar hasta los 20 años”.
Una advertencia que surge del caso de algunos miembros de la familia Ladino Puertas, quienes se habrían dedicado a infiltrarse en empresas transportadoras de valores. Según un fallo en su contra, el 4 de abril de 2009, el jefe de seguridad de la compañía transportadora de valores Prosegur de Colombia S. A., recibió llamada del supervisor de la empresa.
El directivo le informó la desaparición de varias tulas con dinero, el cual era transportado en el vehículo N° 602 de placa IBB 042 a cargo de los empleados Rodrigo Barriga Clavijo, Ánderson Chamucero Garzón y William Giovanni Ladino Puertas. Los recursos destinados a los cajeros automáticos del centro comercial Imperial de Suba. Según la investigación penal, se estableció que dicho dinero en cuantía de $921’000.000 había sido entregado por el conductor Ladino Puertas a dos personas. Al final un juez lo condenó a 55 meses de prisión.
Su hermano Jhon Miller Ladino Puertas corrió similar suerte. Se trata de un exuniformado de la Policía quien habría salido de la institución por tener antecedentes penales, según la Fiscalía se habría cambiado la identidad para ingresar a una empresa de valores, convencer de ilícitos a compañeros de trabajo y cometer el asalto superior a los $2 mil millones. Ladino aceptó cargos, fue condenado a 15 años de prisión que cumple actualmente en la cárcel La Picota de Bogotá.
A estos casos se suma la denominada banda de Los Fantásticos. Según las investigaciones judiciales, se trata de una organización dedicada a reclutar e infiltrar trabajadores en las empresas de seguridad con el propósito de obtener claves y rutas para asaltar vehículos con dinero. Actualmente, siete de sus integrantes afrontan un juicio detenidos y acusados por hurto a empresas transportadoras de valores y cajeros automáticos. Además por homicidio y concierto para delinquir.
El hurto a compañías de transporte de valores sigue creciendo. La inversión extranjera en el sector para Colombia está siendo reevaluada. La justicia deja serios reparos. Se perciben alianzas entre algunos empleados con criminales, por eso será clave la reunión al respecto con la cúpula de la Fiscalía.
Los empleados que terminaron en una banda
El 4 de mayo de 2015 se presentó a las instalaciones de la Policía un testigo bajo reserva, quien evidenció que existía una organización dedicada a cometer hurtos de cajeros electrónicos, residencias con cajas fuertes que tengan altas sumas de dinero y caletas de narcotraficantes. Destacó el testigo que en algunos casos suplantaban a las autoridades. Contó, además, que dicha organización cuenta con integrantes activos y retirados de instituciones como la Policía, el CTI, el Ejército o el Inpec, y que éstos se encargan de la logística para que “los hurtos salgan a la perfección y no sean capturados”. Indicó el testigo que se movilizan en varios vehículos particulares y de servicio público, especialmente camionetas de platón blanco semejantes a las de la Policía.
El protegido denunció que, entre otros, la banda está integrada por José Pastor Arenas, quien trabaja en la transportadora Brinks. También alias Papas, quien al parecer trabaja para la Sijín. Con ellos alias Morera, de quien dice también trabaja en Brinks.
Otras vueltas de la organización
La justicia documentó varios hechos delictivos de la banda Los Fantásticos. Por ejemplo, el 22 de agosto de 2015, en Pontevedra, cometieron hurto a la tripulación de la Transportadora de Valores Prosegur por $220 millones. El 12 de noviembre de 2015 atacaron a la empresa G4S en el sector de Castilla y se llevaron $692 millones. También el 15 de abril se quedaron con $62 millones de un cajero de Servibanca en Marsella. Asimismo, el 17 de abril de 2016, en Galerías, Bogotá, asaltaron la Transportadora de Valores Atlas y hurtaron $52 millones, allí murieron dos personas. Dos días después el hurto fue al cajero Servibanca Chico por $6 millones. El 16 de junio de 2016 fue en el cajero automático de Davivienda de la calle 170 con autopista, allí hurtaron $285 millones.
------------------------------------------

Mantenimiento energía Agosto 28 de 2017
8:10 a.m. 4:50 p.m. Desde la carrera 75 a la 79, entre calles 62 y 66. Barrio Villa Luz, localidad Engativá.
8:40 a.m. 12:50 p.m. Desde la calle 15 a la 20, entre carreras 102 y 105. Barrio Centro Fontibón, localidad Fontibón.  
8:40 a.m. 5:20 p.m. Desde la calle 67 a la 71, entre carreras 110 y 114. Barrio Centro Engativá, localidad Engativá. 
8:40 a.m. 4:10 p.m. Desde la carrera 102 a la 106, entre calles 20 y 24. Barrio La Cabaña Fontibón, localidad Fontibón.
8:30 a.m. 4:30 p.m. Desde la carrera 109 a la 113, entre calles 88 y 92. Barrio Ciudadela Colsubsidio , localidad Engativá.
8:15 a.m. 4:40 p.m. Desde la carrera 103 a la 106, entre calles 132 y 137. Barrio Villa María, localidad Suba.
1:30 p.m. 4:30 p.m. Desde la calle 126 a la 130, entre carreras 75 y 79. Barrio Niza Suba, localidad Suba.
8:30 a.m. 11:25 a.m. Desde la calle 135 a la 139, entre carreras 61 y 65. Barrio Suba Naranjos, localidad Suba.
8:45 a.m. 4:45 p.m. Desde la carrera 130 a la 134, entre calles 128 y 132. Barrio Tibabuyes 2, localidad Suba.
8:45 a.m. 4:40 p.m. Desde la calle 132 a la 137, entre carreras 124 y 128. Barrio La Gaitana, localidad Suba.
8:30 a.m. 4:30 p.m. Desde la carrera 43 a la 47, entre calles 102 y 105. Barrio Estoril, localidad Suba.
8:10 a.m. 4:50 p.m. Desde la carrera 5 a la 10, entre calles 125 y 131. Barrio Bella Suiza, localidad Usaquén. 
8:17 a.m. 4:41 p.m. Desde la carrera 19 a la 23, entre calles 92 y 96. Barrio Chicó Norte III, localidad Chapinero. 
8 a.m. 4 p.m. Desde la carrera 14 a la 20, entre calles 124 y 128. Barrio Country Club, localidad Usaquén
8:10 a.m. 5:45 p.m. Desde la carrera 70 a la 76, entre calles 52 Sur y 56 Sur. Barrio Olarte, localidad Bosa.
8:10 a.m. 2:20 p.m. Desde la calle 79 Sur a la 73 Sur, entre carreras  75 y 78. Barrio José María Carbonell, localidad Bosa.
8:10 a.m. 4:50 p.m. Desde la carrera 4 Este a la 10 Este, entre calles 84 Sur y 95 Sur. Barrio El Uval, localidad Usme.  
8:20 a.m. 4:40 p.m. Desde la calle 17 Sur a la 26 Sur, entre carreras 65 y 70. Barrio Provivienda Oriental, localidad Kennedy.
8:10 a.m. 4:50 p.m. Desde la calle 74 Sur a la 77 Sur, entre carreras 78 y 82. Barrio Los Laureles, localidad Bosa
8:40 a.m. 5:20 p.m. Desde la calle primera a la 4, entre carreras 3 y 7. Barrio Las Cruces, localidad Santa Fe.  
8:10 a.m. 5 p.m. Desde la calle 40 Sur a la 44 Sur, entre carreras 90 y 94. Barrio Dindalito 2, localidad Kennedy. 
9:05 a.m. 4:40 p.m. Desde la carrera 84 a la 88, entre calles 72 Sur y 74 Sur. Barrio Bosanova, localidad Bosa.
8:45 a.m. 5:05 p.m. Desde la calle 32 Sur a la 36 Sur, entre carreras 4 Este y 8 Este. Barrio San Vicente, localidad San Cristóbal.
2:10 p.m. 5:10 p.m. Desde la calle 128 Sur a la 132 Sur, entre carreras 22 y 27. Barrio Libertador, localidad Rafael Uribe.  
8:15 a.m. 5:10 p.m. Desde la carrera 75 a la 79, entre calles 48 Sur y 52 Sur. Barrio Jacqueline, localidad Kennedy. 
8:10 a.m. 1:10 p.m. Desde la carrera 24 a la 28, entre calles 29 Sur y 32 Sur. Barrio Libertador, localidad Rafael Uribe. 
8:15 a.m. 5:10 p.m. Desde la calle 4 a la 8, entre carreras primera y 5. Casco Urbano, municipio Soacha.
------------------------------------------

Mantenimiento acueducto Agosto 28 de 2017
Suba
Potrerillo y La Chucua. De la calle 131B Bis Sur a la calle 145, entre carrera 97 y carrera104. 10:00 a. m.
24 horas
Los Mártires 
Antonio Nariño 
Rafael Uribe Santa Fe, La Favorita, Paloquemado, El Listón, La Sabana, San Victorino, La Capuchina, Voto Nacional, hospital San José, Ricaurte, La Pepita, La Estánzuela, El Progreso, Eduardo Santos, Santa Isabel, El Vergel, San Antonio, La Fraguita, hospital Santa Clara, San Antonio, Restrepo, Olaya, Centenario, Quiroga 1 y Centro Policlínico Olaya. De la calle 22 a calle 32 Sur, entre carrera 13 y carrera 26. 1:30 p. m.
2 horas y media.
------------------------------------------

No hay comentarios.:

Publicar un comentario